“Trabajar vale la pena – 2da. Edición” por Victoria Rouco

Trabajar Vale La Pena (2da. Edición) es un proyecto que busca promover el desarrollo personal de mujeres en situación de vulnerabilidad psico-social.

Tiene como objetivo la construcción de proyectos vitales/ocupacionales a través del fortalecimiento de la autonomía  basándose en una estrategia metodológica: el Proyecto Formativo Ocupacional.

Esta segunda edición del programa se realizó en el Centro de contención familiar “El gauchito de tigre”, una ONG que trabaja con mujeres, niños y niñas en situación de vulnerabilidad, ubicado en el barrio Los Troncos de Tigre.  Su coordinadora se llama Paola, y  es ella quien se encarga de organizar y poner en marcha las distintas actividades recreativas, de contención y capacitación que se realizan en la institución, tanto para las mujeres como para sus hijos. Festejos de cumpleaños, talleres de cocina, apoyo escolar son algunas de las actividades que se realizan con los niños y niñas del barrio. Por otra parte, las mujeres que participaron del proyecto, entre otro talleres a los que asisten, concurren allí para finalizar sus estudios secundarios dentro del plan Fines, es por eso que el grupo con el que se trabajó, desde un inicio se mostró consolidado y en confianza, vienen trabajando juntas desde hace un tiempo.

Ellas se presentaron así:

NA, 4 hijos.  “Vivo sola con los dos más chiquitos, soy soltera”

NO, 3 hijos. “Soy feliz con ellos solos. No hay lugar para nadie más, solo mascotas. Soy  feliz así”

MA, 3 hijos  “Estoy separada hace 2 años, re bien y tranquila

MO, 3 hijos. “Estamos y no estamos con el papá del más chiquito”.

NA, 8 hijos “6 míos y 2 de mi sobrino, estoy casada y quiero tener una más,  una nena”.

CE, 7 hijos, 2 nietos. “Hasta acá llegué, me ligué las trompas. Estoy juntada con el papá de mi hijo más chico y no voy a tener más, estoy negada

CA, 3 hijos. “Ya no quiero más, con 3 suficiente”.

MA, 6 hijos, 2 nietas. “Estoy casada, hay tanta gente viviendo en casa que cuando no hay nadie me siento sola. En mi casa va y viene gente todo el día. Viven todos conmigo”.

PA, 4 hijos, 1 nieta. No cuenta más nada, las demás se ríen de lo acotado de su historia.

ES, 7 hijos. “Estoy en pareja hace 10 meses, estamos de luna de miel. Él quiere hijos, yo no.”

ER, 2 hijos. “Estoy sola con mis hijos, mejor sola que mal acompañada”.

Paola (coordinadora de la ONG), casada, 2 hijos.

Dijeron en la presentación:

“Está buena la idea de conocernos y ahora que muchas estamos terminando el secundario poder armar un CV, o ver el proyecto que queremos porque no sabemos si Paola va a seguir o no con la cooperativa y entonces saber cómo seguir”. “Salir de lo básico, aprender sistemas nuevos, como se maneja. Una llega a una edad en la que el estado no te da trabajo”. “Me encanta compartir y los conocimientos de los demás. Yo necesito una salida laboral. Me gustaría hacer un proyecto con una salida laboral”. “Lo lindo fue salir, arrancar de la casa, porque yo estaba siempre ahí”. “Este es otro mundo, nos preocupaba más la casa y nuestros hijos, salir a comprar y volver. Este es un lugar más para tener un tiempito para nosotras, es nuestro lugar y nuestro espacio”. “Los profes nos explican y nosotras parecemos loras.  Hablamos de todo nosotras acá porque sacamos sentimientos, sacamos de todo”.

A través de diferentes dinámicas, durante los 8 encuentros se brindó acompañamiento para  facilitar la construcción de un proyecto basado en sus  deseos,  objetivos personales y posibilidades.

El proceso les permitió el reconocimiento de  las propias  habilidades  y competencias desarrolladas en su trayectoria vital; definir sus proyectos promovió el movimiento y la puesta en marcha de un plan de acción,  como así también el armado de redes y lazos de sostén.

Al final, como resultado del proceso que fue realizando cada una se fueron conformando distintos grupos.

NA, ER, PA y MO planificaron y comenzaron a poner en marcha un emprendimiento de comida, hicieron un relevamiento de los negocios de la zona a los que podría venderles, y decidieron prepara cosas dulces para ofrecer por el barrio y en los comercios…variedad de tortas, pasta frola y bizcochitos fue el menú inicial. Antes de finalizar con los encuentros, lograron establecer día y horario en el cual juntarse para comenzar con el armado del proyecto, y para hacer las pruebas de cocina necesarias. Diseñaron también los flyers de presentación y le pusieron nombre al emprendimiento: “Como en casa”.

NA al inicio se puso como objetivo hacer un curso de peluquería, pero después de analizar sus posibilidades y los obstáculos que fue encontrando, optó por empezar un curso de costura. A ella se le sumo CA, que tenía el contacto de una Ong donde se dictaban los cursos como etapa inicial con miras a sumarse luego a un emprendimiento que ahí funciona.

PA y ES optaron por un Proyecto Educacional, ambas averiguaron para continuar estudiando Enfermería o alguna carrera/curso afín a la temática de la salud. Se encargaron juntas de conseguir  la información necesaria para poder inscribirse al finalizar el secundario en el Gauchito.

MA, NO, CE y MO quisieron dedicarse a armar su CV para poder presentarlo en algunas fábricas que están por la zona, y en casas de familia para trabajar por hora, realizando trabajo doméstico. Entre ellas pusieron en común la información que tenían sobre los lugares, posibilidades y requisitos solicitados.

Al final, el resto de las mujeres, también quiso armar su CV.

A pesar de no tener relación directa con el proyecto vital que se habían planteado, resultó para ellas una buena forma de ver materializado el proceso que fueron realizando durante los  encuentros.

 

Anuncios